Tarjetas de crédito revolving

abogados-barrio-de-salamanca-blog-29dic17
Resoluciones transcendentes en la jurisdicción penal. Análisis jurídico
diciembre 29, 2017
Mostrar todos

Tarjetas de crédito revolving

tarjetas-revolving

A través de estas líneas quisiera transmitir al lector la problemática existente en cuanto a la contratación de diversos productos financieros que, pueden llevar al consumidor, a más de un quebradero de cabeza. Me estoy refiriendo concretamente, a las tarjetas de crédito que, distintas entidades financieras, ofrecen a sus clientes y que pueden traer consigo unos intereses aplicados muy elevados.

Recientemente, hemos conocido la sentencia 210/2019 del Juzgado de Primera Instancia nº 15 de Valladolid, que da la razón a un consumidor frente a una entidad financiera, obligando a ésta última, a la devolución de una importante cantidad de dinero.

Se trata de contratos financieros en los que se aplica unos intereses por pago aplazado excesivamente altos que superan, en muchas ocasiones, el 20%. Debiéndose tener en cuenta que el Banco de España publica anualmente el tipo medio, al que deben estar referidos estos contratos. Y que, si existe, o se aprecia una desproporción evidente, pueden ser declarados nulos.

Por ello, la Magistrada aplica la Ley de Represión de la Usura de 1908 al entender que se aplicó un interés remuneratorio muy superior al del normal del dinero.

En el mismo sentido, aplica la sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo 628/2015, de 25 de noviembre. Que establece la falta de transparencia en un elemento esencial del contrato, como es, el interés remuneratorio. Además, de si el consumidor prestó su consentimiento con pleno conocimiento de la carga económica que suponía, y si tuvo ocasión de contrastar otras ofertas.

tarjetas-revolving

Existen dos características comunes en este tipo de contratos financieros, en los que las entidades de crédito intentan plasmar unas condiciones no del todo favorables para el consumidor. A saber, el cliente manifiesta que lleva pagando un número de plazos elevado y, además, se da la característica de que su deuda no disminuye, y, en ocasiones, incluso aumenta.

Y esto se produce por dos causas, una los altísimos intereses y, que como hemos referido anteriormente pueden llegar a tener la característica de usurarios, y, por otra parte, la baja cuota mensual que el cliente decide satisfacer.

Hay que tener en cuenta que, para que un interés remuneratorio pueda tener la consideración de usurario, es necesario de que además de ser notablemente superior al del interés legal del dinero debe ser manifiestamente desproporcionado con relación a las circunstancias del caso concreto que se analiza.

Sin embargo, no es exigible que se aprecie el requisito de que el consumidor haya prestado su consentimiento por una situación personal angustiosa, o que se deba a su inexperiencia en el sector financiero, o, incluso que se deba a su dificultad para la comprensión de lo realmente pactado.

Estas características y requisitos se extraen de la Sentencia, antes aludida, de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo con el núm. 628/2015, de 25 de noviembre.

En consecuencia, si usted cree que puede tener contratado un producto financiero de estas características, no dude en contactar con profesionales que le puedan ayudar y defender sus intereses.

Debiendo saber que la mayoría de los Juzgados y Audiencias Provinciales están admitiendo las demandas de resolución de este tipo de contratos financieros por las causas antes aludidas.